El amor siempre guiara mi corazón y mi mente

luna

Bajo una luna de abril.

Con la luz de un candil

Descubro tu tez

En el jardín

Entre rosas

Y fragancias a jazmín

Veo el sol

Cabizbajo y retraído

Espera abrasar

Sin desesperar

Con el último haz

En silencio audaz

A su amada

Y un fenómeno inusual

El éter inflama

Bajo un silencio de luna

Aparece de repente

Tú grácil figura

Todo mi ser abruma

No resisto el esplendor

Al veros de blanco

Sentada en el banco

Mecidos cabellos por la brisa

En la pradera

Vistes un traje

De fino lino

Y respiro de tus labios carmín

Besos sin principio y ni fin

Recorro sin prisas

Los senderos de tu piel

Entre copos de algodón

Recorro osado

Tomado de tu mano

Y te siento

Esgrimir por lo bajo

Un suspiro enamorado

Encerrado te quiero

Anonadado me sumió

En profunda confusión

Desvelado ante tus brazos

Me dejo caer

Y una melodía otoñal

Me sustrajo a nuestro mundo

Y un coro de pasiones

En coloquio permanente

La suave brisa

En tu corazón teje

De acordes y notas

Paciente mis coplas

Todas a una

E incesante mi querer

Os han de profesar

Un beso guardaste

Allí donde me arrullas

Me lo has sustraído

Y distraído

Cavilo y pienso

Solo un momento

Y el calor atiza

Sin  prisa ni pausa

Te miro  y me reflejas

En el mar de tus ojos

Y de ellos se deslizan

Dos lagrimas

Dos perlas

Enjugo su esencia

Y destila mi pluma

Para tu fortuna

Y escribo incesante

Demarco las huellas

En los senderos que camino

A tu oído

Y te susurro

Un te quiero sin dilación

Bajo la luna de abril

Os encontré y

Os digo sin temor

Amada mía

En la fuente de tus labios

He de beber

Cada día

Cada atardecer

Al llegar el anochecer

El dulce elixir

He de probar otra vez

Porque en espíritu y verdad

En comunión de almas

Solo a ti

Y a nadie más

Siempre os he de amar

Hernán Daniel Camaño ❤ Copyright 2017

13240769_10206740440646199_1502099411260790604_n.jpg